Todos los derechos reservados © 2020 Monitoriza S.A.

Evaluación de Corrosión Mantenimiento de Flota en Miraflores


Para definir si una tubería necesitará recubrimiento para protección de corrosión se procedió a aplicar lo descrito en la norma AWWA C105/A21.5-05 (Polyethylene Encasement for ductile-iron pipe systems de American Water Work association). Esta evaluación consiste en la valoración de la corrosividad del suelo de acuerdo con los valores de la resistividad, pH, potencial redox, sulfuros y humedad del suelo a la profundidad de implantación de la tubería.


La resistividad del suelo es la propiedad que tiene éste, para conducir electricidad, este parámetro puede verse afectado por el nivel de agua subterránea, temperatura y el tiempo que el suelo estará seco o saturado.


El pH del suelo es una medida de la acidez o alcalinidad en los suelos. Los valores de pH entre 4 y 8,5 se consideran neutros, a menos de que los sulfuros estén presentes en suelos con bajo o negativo potencial redox. Los suelos que tienen un pH entre 0 y 4 son ácidos y tienen valores puntuales que van de 3 a 5.


El potencial redox de un suelo a su capacidad reductora u oxidativa. Tal atributo se encuentra estrechamente vinculado con la aireación del sistema edáfico, así como con el pH, ya que ambos condicionan tanto la actividad microbiana como el tipo de reacciones que acaecen en él. Las lecturas redox superiores a +100 mV producen suelos suficientemente aireados y no admitirán reductores de sulfato mientras que las lecturas negativas se consideran corrosivas.


La presencia de una reacción de sulfuro que revela un problema potencial debido a las bacterias reductoras de sulfato. Los suelos se consideran corrosivos cuando la prueba es positiva y neutros cuando la prueba es negativa.


Para cuantificar el peso que tendría la humedad del suelo, debido a que esta categoría no mide realmente un valor del suelo, sino que se basa en una comprensión general de las condiciones texturales de los suelos, se procedió a evaluar la granulometría y clasificación para determinar la distribución de los tamaños de grano y luego estimar la conductividad hidráulica para finalmente poder relacionar este valor con el grado de permeabilidad.

Una vez obtenidos todos los resultados de cada uno de estos ensayos, se clasifican según su contribución a la corrosividad asignando un puntaje de acuerdo con lo establecido en la norma, cuando el resultado de estas cinco pruebas/observaciones está disponible, los puntos asignados se suman. Si la suma es igual a 10 o más, el suelo es corrosivo para la tubería de hierro dúctil, y se debe proporcionar protección contra la corrosión exterior.